La contrarrevolución ha vendido su alma al diablo. Son mercenarios, no son ni patriotas ni tienen convicciones. Están en función de los dólares, de hacer campaña y sacar dinero.

Muchos de los llamados “opositores” fueron primeramente presos comunes por hurto, falsificación de documentos públicos, agresiones físicas a sus jefes y escándalos públicos.

Una vez en prisión cumpliendo sus condenas, se dieron cuenta que convirtiéndose en “disidentes” recibían altas sumas de dólares y ayuda alimentaria, sin necesidad de trabajar por el resto de sus días.

Entre esos casos está Jorge Luis García Pérez, alias “Antúnez” que hizo un oficio del título de “opositor”.

Empecemos por el alias, porque cuando uno tiene un “alias” es porque ha decidido comportarse como un guerrero, como un luchador. Quienes desconocen los antecedentes penales de Jorge Luís García Pérez, pueden caer en la trampa del engaño mediático, pero la realidad es que cuenta con un amplio expediente penal, en el cual se encuentran sanciones por delitos de estafa, hurto y falsificación de documentos oficiales, todos cometidos antes de su incorporación al oficio de “disidente”. Este hombre, además de estar preso 17 años  por delitos comunes, no ha hecho otra cosa que darle a la lengua para difamar a su pueblo.

En cuanto al supuesto apoyo público, se sabe que en la misma Placetas, incluso poniendo comida y bebida el día de su cumpleaños, Antúnez no reúne ni a diez personas.

Antúnez es el preferido de lo peor de la contrarrevolución cubana en Miami. El servilismo lacayuno e inmoral de  este mercenario se puso de manifiesto cuando solicitó al presidente Trump que mantuviera el criminal bloqueo contra Cuba, el cual ha causado permanentes y dañinas afectaciones a sus propios conciudadanos. En un remedo de documento en forma de carta se alineó a los postulados más infames dentro de la política anticubana convergiendo de esta forma con los elementos más reaccionarios de la mafia anticubana y el extremismo de los terroristas más connotados radicados en USA.

 

Anuncios