Tomado de La Tecla con café

El movimiento solidario español Euskadi-Cuba rindió en la ciudad vasca un sentido tributo al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, y al legendario guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara.

Cientos de personas procedentes de todas las regiones de España se congregaron este sábado la sala Bilborock para recordar a estos dos líderes revolucionarios, durante un homenaje con el que dio inicio ayer el XIV Encuentro Estatal de Solidaridad con Cuba.

La reunión, que se extenderá hasta mañana domingo, comenzó con un motivo reconocimiento a Fidel Castro, quien falleció el pasado 25 de noviembre, y al Che, de cuyo asesinato se cumplirán cinco décadas en octubre del presente año.

Usó de la palabra Aleida Guevara March, médica pediatra, miembro del Centro de Estudios Che Guevara de La Habana e hija del Che, quien repasó los recuerdos sobre su padre, asesinado al día siguiente a su captura en Bolivia por órdenes de la CIA, el 9 de octubre de 1967.

A su juicio —dijo— el mejor homenaje a Fidel y al Che es seguir el ejemplo de ambos, ser capaces de hacerlos vivir con nosotros, y dio las gracias a las organizaciones solidarias de la nación vasca por mantener los ideales del pueblo cubano y persistir en el apoyo a la nación antillana durante décadas.

También habló la diputada cubana, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Es duro sentir —dijo— que físicamente Fidel y el Che ya no están entre nosotros, pero siguen iluminando nuestras vidas, y agradeció al pueblo español por la solidaridad infinita brindada a su país.

En encuentro será aprobará el Plan de Medios de Comunicación del Movimiento de Solidaridad con Cuba, y se articularán campañas en contra del bloqueo a la isla caribeña, y en reclamación de la devolución a Cuba del territorio que EE.UU. ocupa ilegalmente en Guantánamo.

En el XIV Encuentro Estatal de Solidaridad con Cuba participan 210 delegadas y delegados de 66 organizaciones procedentes de los diferentes pueblos y nacionalidades del Estado español.

En una entrevista con la agencia de prensa española la diputada cubana Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro, se refirió a las relaciones con los Estados Unidos y a las consecuencias del bloqueo económico, financiero y comercial hacia su país, y recordó que durante el mandato de Barak Obama se vislumbró “una cierta luz” que permitió el restablecimiento de relaciones entre ambos países.

“Pero no se pudo avanzar más precisamente por el propio bloqueo, que es prerrogativa del Congreso estadounidense”, remarcó.

Ha mantenido, sin embargo, que dicho bloqueo “radicalizó el proceso revolucionario cubano”, que, según ha enfatizado, “se enfrenta a los grandes poderes mundiales y siempre está sometido a un bombardeo de mentiras y desacreditación, porque una sociedad independiente y emancipada molesta mucho”.

“El poder paga a los grandes medios de comunicación y decide qué se dice y cómo; transmite una imagen distorsionada de los líderes de la revolución; presentan a Cuba como una dictadura, casi una monarquía con derechos de sucesión, en la que no existe la libertad de expresión”, denunció.

Precisó que se refería a EE.UU, en general, pero también a la Unión Europea, de la que ha dicho que “está involucrada en una posición común contra Cuba y ha seguido de forma muy subordinada las imposiciones” del país norteamericano, aunque ha subrayado que ese posicionamiento “no refleja lo que quiere su población”.

“El mundo hace chistes con Trump, pero en Cuba nos preocupa mucho”

Sobre el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, expresó que “el mundo entero hace chistes” pero que en Cuba están “muy preocupados por lo que pueda pasar” y por el futuro de las relaciones entre ambos países.

“Nuestro temor es que regresen las posiciones extremistas y la política agresiva hacia Cuba. Trump todavía es una sorpresa, no tenemos la menor idea de hacia dónde va y tampoco podemos guiarnos por lo que dice en sus discursos o entrevistas”, aseguró.

Sobre la situación social de Cuba afirmó que sus ciudadanos viven “con precariedad y limitaciones” porque es un país con pocos recursos y con “oportunidades económicas y comerciales muy reducidas” por el bloqueo, una circunstancia que “penaliza también a terceros países que quieren invertir en el país”.

También aludió al sistema político cubano, que consta de un único partido (Partido Comunista) y, tras definir la democracia como “una utopía y un anhelo que la humanidad todavía no ha alcanzado”, ha comparado este modelo con el pluripartidismo y se ha preguntado quién garantiza mejor los derechos y las necesidades de los ciudadanos.

“En Cuba, la mayoría está representada por un partido que defiende sus intereses y el día en que ese partido, al que yo pertenezco, no los represente, seré la primera en salirme y buscar otro, pero todavía no hay una propuesta mejor para Cuba que el Partido Comunista”, dijo.

“No existen los gobiernos perfectos, ni los líderes perfectos” y ha apostado por “poner en una balanza lo que hacen unos y otros, bien por el bienestar colectivo o bien por defender a una oligarquía”, enfatizó.

Respecto a quién sucederá a su padre, Raúl Castro, cuando deje la Presidencia de Cuba el próximo año al finalizar su segundo mandato, Mariela recordó que “el pueblo es quien postula y elige”, y ha reiterado que el régimen cubano “no es una monarquía sucesoria”.

“Yo no voy a asumir altas responsabilidades políticas”, ha asegurado, y ha añadido que su padre continuará, sin embargo, al frente del partido porque “así ha sido elegido ya que hay una confianza en él como líder histórico”.

Respecto a su trabajo como directora del Cenesex, comentó que se trata de un proyecto que pretende generar “conciencia social” contra la homofobia y la transfobia, y a favor de los derechos sexuales plenos de toda la población.

En referencia concreta a una posible legalización del matrimonio homosexual, indicó que “falta avanzar en el ámbito legislativo, pero está previsto que esté contemplado en la Constitución”, y recordó que las leyes son indispensables, pero por sí solas no garantizan derechos, por lo que deben enmarcarse en una estrategia de transformación social y trabajo educativo.

Anuncios