El pelotón de ceremonias de las Fuerzas Armadas cumple un riguroso protocolo para cuidar la urna de cedro que lleva las cenizas de Fidel. Al frente va el Teniente Coronel José Luis Peraza López, segundo Jefe de Departamento de Preparación de Infantería Física y Ceremonia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. El cargo formal tiene ese nombre larguísimo, mientras el informal es otro y contundente: se ocupó también del traslado de los restos de Ernesto Che Guevara, de La Habana a Santa Clara, en 1997.

Por cierto, el teniente Peraza López es la viva estampa de lo que le pedía el guerrillero argentino-cubano a un revolucionario: “Hay que endurecerse sin perder jamás la ternura”. Nos cuenta el fotorreportero de Cubahora que ha venido en la Caravana, Fernando Medina y autor de esta imágenes, que cada vez que el armón ha iniciado un viaje -en La Habana, Santa Clara, Camagüey y Bayamo-, el pelotón hace honores a Fidel y este jefe militar, cuyo rostro parece cincelado en piedra, abraza a cada uno de sus subalternos.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios