Por Katherin Hernandez

Estoy triste, no sólo por la muerte física de Nuestro Comandante porque aún está vivo en los corazones de los cubanos, estoy triste por aquellas personas incapaces respetar el dolor que siente el pueblo cubano, aquellos que son incapaces de reconocer la verdad, los méritos de nuestro Comandante, sus logros, estoy triste porque no son capaces de ver todo lo que ha hecho por esta Revolución; les garantizó salud y educación, les inculcó valores, defendió al pueblo, sus intereses, arriesgó su vida en cada batalla por tener un mundo mejor, donde cada niño, joven, anciano tuviese la oportunidad de aprender a leer y escribir gratuitamente, sin ninguna distinción, acaso no saben cuanto cuesta en otro país asistir a una escuela, tener libros, cuanto le cuesta a los padres tener que alimentar a su familia; parece que no lo saben.

Se han olvidado de lo que cuesta sacarse una simple muela, realizarse una operación, tener un seguro médico que muchas veces no te alcanza para cubrir los gastos, o simplemente asistir a una consulta, ya se han olvidado que cuantas veces sus familiares fueron salvados en estos hospitales sin que tuvieran que pagar un centavo, ya se han olvidado de todo.

Parece que el tiempo les borra la memoria. Qué lástima me dan esos que parece que su familia siempre lo tuvo todo e ignoran lo que pasa en el resto de la sociedad. Pregúntenle a los campesinos, a los que no tenía nada, a las personas que lo conocieron, a los que eran analfabetos, a los que eran engañados por la dictadura de Batista, pregunten a los que vivieron esa época, a los que eran oprimidos, maltratados, torturados, hay mucho que agradecer. Hay una independencia, un país libre, una Revolución que no fue comprada, fue ganada en batalla, con nuestra sangre.

Parece que no se acuerdan de esa pasión con la que hablaba en las tribunas, de esas palabras que hacían estremecer el corazón de todos, cuantas veces se reclamó porque Elián volviera con su padre. Parece que se ha olvidado la historia de un líder inigualable, y no se han hecho la pregunta de ¿cuántas veces Fidel luchó por esta Patria?, ¿Qué país tiene una historia tan linda como esta?, una historia en la que hemos salido adelante. Fidel no fue colocado en el poder porque hizo campañas millonarias para que votaran por él, Fidel fue colocado en el poder porque el pueblo así lo quiso, porque se lo merecía, porque se lo ganó.

Soy joven, pero no soy ciega, y aquí estamos porque SI LOS JOVENES FALLAN, TODO FALLARA. Y sin más preámbulos, honor a quien honor merece.

 

Anuncios