En una fila interminable, Yunaisy Ávila espera su turno para plasmar su firma. No es una firma cualquiera, con su trazo se compromete como joven cubana a defender la Revolución que el Comandante Fidel Castro les legó.

Aquella noche había salido con sus amigos hasta que recibió varias llamadas que le confirmaron la triste noticia. «No nos esperábamos eso. Fue un golpe repentino. Me siento orgullosa de tener la oportunidad de rendirle homenaje. Estoy segura de que muchos, como yo, haremos hasta lo imposible por cumplir con Fidel, con el concepto de Revolución y llevar adelante sus ideales».

A las 3 de la tarde de hoy se habían recogido más de mil quinientas rúbricas en el teatro de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, uno de los sitios habilitados en la Casa de Altos Estudios.  Desde la mañana, estudiantes y profesores ratifican su posición como cubanos inmersos en el proceso socialista.

Ignacio Castañeda López, presidente de la FEU (Federación Estudiantil Universitaria), aseguró que en la Facultad de Eléctrica, una de las mayores, más del 50% del alumnado ha asistido a la firma del juramento.

«Todos están deseosos de llegar hasta el libro. Ninguno se ha mostrado apático. Quieren tener el protagonismo en este momento. No tengo palabras para describir lo que sentimos, pero tenemos que responder a lo que nos pidió Fidel como jóvenes». Por su parte, Hermes Aguilera, Secretario de la UJC en la universidad, ratificó que ha existido espontaneidad en todo momento y que se siente la congoja entre el estudiantado. «Están respondiendo justo como Fidel hubiera querido».

En la Facultad de Humanidades, los estudiantes de periodismo se han sumado al homenaje. Varios de estos muchachos han plasmado su dolor en crónicas y pequeños reportajes. Lianet Carrazana también escribió. «Mi generación no lo pudo ver nunca aquí en la provincia. En mi escrito quise hablarle como a un amigo. Fue mi pequeña despedida para este gran líder».

 

Anuncios